image description
image description
image description

Bioplásticos – Una opción viable en el sector del plástico

  • 5878
  • 220
  • 3.8
image description

Los bioplásticos son un tipo de plásticos fabricados completamente o casi completamente a partir de materias primas renovables, como el aceite vegetal, almidón de maíz, biomasa o microbiota, mientras que los plásticos de combustibles fósiles se fabrican a partir del petróleo (crudo o gas). Existen diferentes tipos de bioplásticos que tienen exactamente las mismas propiedades físicas que los plásticos procedentes del petróleo, porque sus estructuras moleculares son idénticas. Otros tipos tienen propiedades muy distintas; una de ellas es el conocido problema de la biodegradabilidad. Los bioplásticos están fabricados a partir de fuentes renovables, por lo que pueden reducir nuestra dependencia del petróleo y el gas, que no son renovables, para fabricar plásticos. También se pueden producir de forma que el material se degrade. No obstante, actualmente la producción de los bioplásticos es demasiado cara y la cantidad de materia prima renovable es relativamente limitada, por lo que representan una pequeña parte del sector del plástico.

¿Los bioplásticos son más ecológicos?

Mucha gente piensa que los bioplásticos son más sostenibles que los plásticos fabricados a partir del petróleo o el gas, porque dependen menos de los combustibles fósiles. Sin embargo, la transformación de las materias primas renovables en plásticos útiles es un proceso complejo que necesita gran cantidad de energía, especialmente si se compara con el eficiente método que se sigue hoy en día para fabricar los plásticos convencionales. Además, la fabricación de bioplásticos también requiere petróleo como fuente energética y material. ¿Cómo? Bueno, se necesita energía precedente del petróleo para hacer funcionar la maquinaria de las granjas, así como regar y transportar los productos a las plantas procesadoras. Se necesita energía para fabricar los fertilizantes y los pesticidas para cultivar y proteger las cosechas. Y también se necesita energía para procesar las materias primas y producir el bioplástico. Además, existe un problema ético: ¿Se debería utilizar las valiosas tierras de cultivo para producir bioplásticos en lugar de cultivarlas para alimentar a las personas y los animales? Por ello, en la actualidad no resulta fácil afirmar o negar que los bioplásticos sean mejores para el medio ambiente. No obstante, muchas empresas están investigando diferentes formas de fabricar bioplásticos de la manera más eficiente. Las reservas de petróleo a nivel internacional están desapareciendo y los precios del mismo continúan aumentando, por lo que es necesario encontrar alternativas a los combustibles fósiles lo antes posible.

Plásticos biodegradables

Mucha gente asocian los bioplásticos a la materia que se puede tirar al contenedor de productos orgánicos o (incluso peor) a la basura general. ¡No es cierto! Cuando los plásticos se biodegradan, parte del plástico se degrada (o descompone) siguiendo procesos naturales. En muchos casos, esto significa que el bioplástico se puede depositar en una pila de compost para que se degrade. Sin embargo, esto no se aplica al plástico biodegradable. Los plásticos biodegradables requieren mucho más calor y humedad para descomponerse que lo que se genera en las pilas de compost habituales de los jardines, por lo que se tienen que procesar en las plantas industriales de compostaje o en las incineradoras. Si no existen contenedores adecuados de reciclaje para el plástico biodegradable, a veces es mejor depositarlo en el contenedor de basura normal.

Una familia cada vez mayor en el mercado mundial

image description

Los plásticos biodegradables se utilizan en elementos desechables, como envoltorios y productos de hostelería (vajilla, cubertería, tarros, cuencos y pajitas). También se suelen emplear en las bolsas para desechos orgánicos, ya que se pueden biodegradar junto con la basura orgánica. Algunas bandejas y recipientes de fruta, verdura, huevos y carne, botellas de refrescos y productos lácteos, y láminas blíster para fruta y verdura se fabrican con bioplásticos. Entre los años 2000 y 2008, el consumo a nivel internacional de plásticos biodegradables procedentes del almidón, el azúcar y la celulosa, hasta ahora las tres materias primas más importantes, ha aumentado en un 600%. Sin embargo, los bioplásticos siguen representando una parte muy pequeña del mercado del plástico en general.

Rentable para la asistencia sanitaria

A excepción de la celulosa, la mayor parte de la tecnología bioplástica es relativamente nueva y, en la actualidad, no es competitiva con los plásticos procedentes del petróleo. No obstante, en determinadas aplicaciones especiales no se puede superar a los bioplásticos gracias a su valor añadido. Por ejemplo, los implantes médicos fabricados con plásticos biodegradables que se disuelven en el cuerpo pueden evitar que los pacientes tengan que someterse a una segunda operación.

Bioplásticos, una opción sostenible

image description

Los bioplásticos se deben considerar como una opción viable para mejorar la sostenibilidad medioambiental. No hay duda de que el mercado de los bioplásticos está creciendo y que las estrategias como mezclar los bioplásticos con otros plásticos puede ser la mejor forma de reducir costes y mejorar el rendimiento a corto plazo. A largo plazo, se necesita que los principales responsables del mercado de los plásticos inviertan para ofrecer los recursos y los conocimientos prácticos para aumentar su presencia en el mercado. También se necesita que los gobiernos nacionales desarrollen la infraestructura necesaria para reciclar bioplásticos, y que transmitan a todo el mundo la importancia del reciclaje. Si se puede mejorar la producción energética a partir de fuentes renovables, producir materias primas de manera sostenible y reciclar la mayor cantidad posible del producto final, los bioplásticos podrán tener un futuro seguro y sostenible.

Referencias

NA.