image description
image description
image description

¿De verdad necesitamos los pepinos envueltos en plástico?

  • 3714
  • 108
  • 2
image description
image description

Bolsas para verduras, bolsas para la fruta, bolsas para el pan, film de plástico para la carne e incluso bolsas de plástico para los alimentos orgánicos; siempre resulta sorprendente la cantidad de envases de plástico con los que volvemos de la compra. ¿Necesitamos realmente todo ese plástico? ¿No es un enorme derroche de recursos que inunda nuestras basuras sin ningún fin real? En definitiva, el plástico conforma una cantidad considerable de nuestros residuos: 24,7 millones de toneladasi en Europa. Así pues, la cuestión de los envases de plásticos es muy interesante ya que afecta a muchos temas relevantes para nuestra manera de vivir. Echemos un vistazo a algunos de ellos.

¿Realmente necesitamos envases?

image description

La respuesta rápida a esta pregunta es –obviamente– sí. Pero ¿por qué? Aunque los envases se utilizan con fines de marketing, su rol fundamental es proteger los productos durante el transporte y preservar en particular la frescura de los alimentos. En el sentido más amplio, es esencial.

Mantener los alimentos frescos es importante por dos razones principales. Por un lado, los alimentos frescos nos aportan vitaminas esenciales y cuanto más frescos son, más vitaminas obtenemos. Los supermercados y los productores invierten mucho tiempo y dinero en preservar lo que se conoce como “cadena de frío*”, para que podamos comprar alimentos más sabrosos y más saludables y el envase correcto amplía su vida útil.

image description

La otra razón fundamental para preservar los alimentos es reducir los residuos. Se estima que entre el 40 y el 50% de los alimentos que producimos como sociedad de hecho nunca se consumen y eso se debe en parte a pérdidas o deterioros durante la producción o la distribución. No obstante, la mayor cantidad se pierde, y de lejos, después de que los hayamos comprado. Piense solamente en la cantidad de plátanos o de manzanas que tiramos cada año por haber perdido frescura.

En un momento en el que se está mirando muy de cerca cómo alimentar a la creciente población mundial, reducir el desecho de alimentos debería ser una de las prioridades.

Pero ¿por qué utilizar plástico como embalaje?

Los argumentos para utilizar plástico como material de embalaje son bastante sencillos: el plástico es muy efectivo como material de protección. De hecho, puede adaptarse para productos secos y frescos, para artículos pesados y para artículos extremadamente frágiles. Además ayuda a que los alimentos lleguen a las tiendas en buen estado –¡y frescos! y también ayuda a proteger en el trayecto hacia casa y a la hora de guardarlo.

Con el tiempo hemos mejorado la reducción de la cantidad de envases que utilizamos. Hace diez años los envases pesaban un 28% más que hoyii y ahora solamente entre el 1 y el 3% de media del peso de un producto envasado se debe al envase.

Los plásticos también ayudan a aumentar la sostenibilidad:

  • En su vida útil, un pepino necesita 375 litros de agua potable (crecimiento, lavado, transporte, etc.); y el film de plástico utiliza unos 0,02 litros aproximadamente iii
  • Los pepinos que se envuelven en film de plástico permanecen frescos hasta 14 días, en contraposición a los 3-7 días si no se envuelven. Además, las nuevas membranas “respirables” prometen una frescura de hasta 40 díasiv.
  • De media, la huella del embalaje de plástico comparado con el de los alimentos que protegen es una fracción del 1%. Las emisiones de CO2 generadas al cultivar un pepino por ejemplo (incluido transporte, lavado, etc.) son de 4.500 gramos aproximadamente; y los 5 gramos de film de plástico que lo protege genera unos 10 gramos de CO2 v.
image description

¿Existen alternativas al plástico?

Claro: el metal, el papel, la madera y la cerámica hacen un trabajo fantástico en la protección de los alimentos, pero el coste de transportarlos es mucho mayor, sobre todo debido al aumento de peso (3,6 veces más de media que el plástico), y eso da lugar a un mayor consumo de combustible y de emisiones de CO2. Un estudio reciente sugiere que si Europa pasara a utilizar otras formas de embalaje, estaríamos utilizando hasta 27 millones de toneladas de petróleo más que ahora y las emisiones de dióxido de carbono podrían aumentar en el equivalente a 21 millones de coches) .vi

Los envases de plástico de mañana

El uso racional de los recursos (petróleo) es sin lugar a dudas algo que podemos mejorar. Y una manera de hacerlo es reduciendo el peso de los envases de plástico. Para ello, tenemos que aumentar su fuerza, algo en lo que la industria está trabajando muy activamente. Y también seguir investigando plásticos alternativos procedentes de otros recursos como los bioplásticos.

Sin embargo, todavía se pueden llevar a cabo mejoras en la recuperación, la reutilización y/o el reciclado o la incineración del plástico después de su utilización. Dado que las autoridades locales abordan el asunto de los residuos de diferentes maneras, no existe una única respuesta para el reciclado y la reutilización del plástico. Algunos ya reciclan mucho. Otros están empezando a considerar los residuos de plástico como un recurso. Pero es importante recordar siempre que los envases de plásticos pueden reciclarse y reutilizarse y que todos –industria, autoridades y consumidores- tenemos un papel importante que desempeñar.

Un pensamiento de despedida...

Planteamos algo que merece la pena un poco de reflexión: los plásticos están basados en petróleo. En definitiva ¿no deberíamos estar recuperándolo y utilizándolo para generar energía en combustión? El 58% aproximadamente es recuperado en Estados Miembros de la Unión Europeavii, el 24% de ese porcentaje se recicla y el 34% se quema para generar energía. Dadas las necesidades energéticas actuales, ¿acaso no es el plástico demasiado valioso como para desecharlo?

Pero las iniciativas de esta naturaleza requieren la participación activa de todos -industria, autoridades locales y todos nosotros en casa y en el trabajo. El simple acto de reciclar nuestros residuos nos permitirá utilizar esos recursos con más cuidado y hacer un cambio positivo a nuestro modo de vida.

*cadena de frío: expresión que se utiliza comúnmente para referirse al mantenimiento continuo de la baja temperatura que necesitan productos sensibles como los alimentos y los productos farmacéuticos desde el momento de su fabricación hasta el transporte, almacenamiento y mantenimiento.

Referencias

i Plastics – The Facts 2011, PlasticsEurope
ii http://www.federplast.be/
iii numbers based on LCA data
iv Shelf-life of cucumbers http: //www.packagingnews.co.uk/
v numbers based on LCA data
vi numbers based on LCA data
vii Denkstatt study by PlasticsEurope “Plastics – The Facts 2011”, PlasticsEurope