A propósito del plástico

El plástico es uno de los materiales más versátiles que existen. Sus características únicas, entre las que se incluye su gran resistencia, versatilidad y durabilidad, nos permiten disfrutar de un estilo de vida que, de otra forma, no sería posible.

Los envases de plástico conservan

Tomemos los envases como ejemplo. Los envases de plástico protegen y conservan los alimentos perecederos durante más tiempo, de forma que se reducen las posibilidades de que se echen a perder los alimentos a la vez que se mantiene su sabor y sus valores nutricionales. En el Reino Unido, el porcentaje de residuos es sólo del 2% en comparación con cifras que oscilan entre el 40% y el 50% en los países en vías de desarrollo, principalmente gracias a los envases de plástico. Un pepino pierde agua rápidamente y resultaría imposible de vender en tres días si no estuviera protegido por sólo 1,5 gramos de plástico(1). Y dado que los envases de plástico son transparentes, se puede ver la comida sin necesidad de tocarla, lo que reduce las posibilidades de que se estropee o resulte dañada.

Material duradero para la construcción

En la industria de la construcción, podemos encontrar el plástico en todas partes, desde los marcos de las ventanas y aislamientos, hasta las tuberías de agua y desagües, gracias a su durabilidad y resistencia a la corrosión. El plástico proporciona un aislamiento contra frío y calor, de elevado ahorro energético, y es eficaz a la hora de reducir la contaminación acústica. Además, el plástico es perfecto para superficies y revestimientos para el suelo, ya que es fácil de limpiar y mantener.

Ahorra costes de transporte

Los plásticos son ligeros, no sufren corrosiones, y son fáciles de moldear en formas complejas sin necesidad de la utilización de sistemas de montaje y fijación. Estas características lo convierten en el material perfecto para su utilización en aviones, trenes, barcos y automóviles. Con el plástico, los diseñadores de automóviles pueden combinar un alto rendimiento, precios competitivos, estilo y fiabilidad con comodidad, seguridad, eficiencia energética, y un impacto medioambiental mínimo.

Un coche moderno, por ejemplo, contiene alrededor del 11% de plástico, lo que reduce el peso del vehículo y, por lo tanto, sus emisiones. Cerca del 22% del Airbus A380 (el avión comercial más grande del mundo) está fabricado con plástico reforzado con fibra de carbono, lo que contribuye a reducir el combustible utilizado por pasajero en cifras comparables con las de un coche familiar económico. Los paneles de plástico compuesto de los trenes suizos han reducido en un 25% su peso, lo que ha supuesto un ahorro de energía significativo(1).

Electricidad y electrónica

A los diseñadores de dispositivos eléctricos les encantan los plásticos debido a los beneficios de su rendimiento y al uso eficiente de los recursos; reducción del peso, miniaturización, aislamiento térmico y eléctrico. Desde simples cables y aparatos electrodomésticos, a teléfonos móviles y reproductores de DVD, piezas importantes de todos los equipos modernos están fabricadas en plástico. Las propiedades aislantes únicas que posee el plástico en cuanto a la electricidad, lo convierten en el material adecuado para la fabricación de fuentes de alimentación seguras y eficientes.

Cultivo con plásticos

El creciente uso del plástico en la agricultura ha permitido a los agricultores aumentar la producción de sus cosechas y de la calidad de los alimentos, mientras reducen la presión a nuestro medio ambiente. En agricultura, el plástico se utiliza para ayudar a crear las condiciones idóneas para una producción óptima de alimentos, en lugares en los que dichas condiciones no se dan de forma natural o no son rentables. Las frutas y verduras cultivadas en estructuras de plástico suelen ser de mejor calidad que las que crecen en campo abierto.

Plásticos y salud

En la actualidad, los sistemas sanitarios se han beneficiado ampliamente de los productos médicos de plástico, y cuya existencia damos por supuesta: jeringuillas desechables, bolsas sanguíneas intravenosas, válvulas cardiacas, corneas artificiales y audífonos. Los envases de plástico resultan especialmente adecuados para las aplicaciones médicas, gracias a sus excepcionales propiedades de barrera y su compatibilidad con otros materiales.

Revolucionando el deporte y el ocio

El plástico ha revolucionado el deporte. Desde las pistas en las que los atletas olímpicos persiguen nuevos récords, hasta el calzado de atletismo y senderismo, prendas de vestir, equipos de seguridad (cascos, rodilleras), y construcción de estadios (tuberías de agua y desagües, asientos, cubiertas)… los deportes modernos dependen del plástico. Casi todos los tipos de balones están compuestos de materiales plásticos. Las potentes raquetas de tenis de hoy día, que absorben los golpes, se fabrican utilizando materiales a partir de compuestos plásticos. Incluso los veloces barcos de carreras utilizan componentes avanzados de fibra de carbono que hará que las carreras en alta mar asciendan un nuevo escalón.

El plástico es económicamente sostenible

La industria del plástico contribuye de manera significativa a la economía mundial. Aporta innovación, mejora la calidad de vida y facilita la eficiencia de los recursos y la protección del clima. Sólo en Europa, más de 1,6 millones de personas trabajan en 50.000 compañías relacionadas con el plástico, lo que genera para la región unos ingresos de 300 mil millones de euros al año. La industria del plástico es socialmente integradora y ofrece una amplia gama de salidas profesionales de gran valor con espacio para desarrollar una carrera, con posibilidades de promoción y formación.

El plástico es socialmente sostenible

Los plásticos también son sostenibles desde el punto de vista social, y realizan una importante contribución a la seguridad. Los plásticos utilizados en los coches, por ejemplo, reducen el peso y permiten la utilización de componentes adicionales de seguridad, como los airbags. Las espumas de plástico absorben los golpes de tal forma que se utilizan en dispositivos salvavidas, como los cascos para ciclistas. En el cuidado diario de la salud de la vida moderna, hemos visto cómo los plásticos juegan un papel esencial. Los productos de plástico se utilizan en cirugía, en productos para el cuidado de la salud, productos farmacéuticos, sistemas de dosificación de medicamentos y envases médicos.

Los plásticos ayudan a sostener nuestro medio ambiente

Los plásticos poseen un muy buen perfil medioambiental, cuando se tiene en cuenta que únicamente el 4% de la producción mundial de petróleo se utiliza para fabricar plástico. Los productos de plástico ya están ayudando a mejorar las vidas de las personas, día a día. Los plásticos ligeros y duraderos se utilizan en nuestros coches y en aviones, convirtiéndolos en más eficientes en cuanto a gasto de combustible, más cómodos y más seguros. El plástico se utiliza para mantener nuestros hogares cálidos y secos. Y cuando los plásticos han superado su ciclo de vida útil, pueden reciclarse. Si esto no resultara eficiente desde el punto de vista económico o medioambiental, el plástico puede incinerarse para aportar una valiosa fuente de energía.

Proteger el medio ambiente a través del Análisis del Ciclo de Vida

La industria del plástico soporta un riguroso y exhaustivo Análisis del Ciclo de Vida (ACV) con el fin de evaluar la sostenibilidad de sus productos. Un ACV completo proporciona datos de impacto medioambiental, no sólo en los materiales sino también en la fabricación, transporte, vida útil y opciones después de finalizar el ciclo de vida útil de productos (reciclaje, desecho, recuperación de energía). Además, ofrece una evaluación precisa de los beneficios de un producto y lo compara con otras alternativas. Los productos de plástico suelen obtener resultados muy favorables en comparación con otras alternativas cuando son evaluados de esta forma.

Responsabilidad social corporativa

Como muchas empresas, la industria del plástico regula sus actividades para garantizar que se cumple con el espíritu de la legislación, con estándares éticos y con la normativa internacional. Mediante la Responsabilidad Social Corporativa, la industria del plástico adopta una política de responsabilidad por sus acciones, y fomenta un impacto positivo a través de sus actividades en el medio ambiente en consumidores, empleados, comunidades, accionistas, y demás sectores de la sociedad.

Ayudando a crear una vida mejor con el plástico

Los productos de plástico ya están ayudando a mejorar las vidas de las personas día a día, mientras se conservan los recursos naturales y se ayuda a proteger el medio ambiente para el día de mañana. Ninguna otra industria puede fabricar productos y materiales que nos ayudan a hacer más con menos, y que contribuyen a un uso más eficiente de los recursos.

Referencias

(1) British plastics federation: Recycling and Sustainability